Allà on siguis, Carme: “Capitán, ¡mande firmes!”